“El Metro atropella día a día los derechos de los discapacitados”

Alejandro Hernández, Presidente de la Fundación Nacional de Discapacitados (FND), señaló a Pasajero Activo que la empresa Metro tiene nula conciencia de la realidad existente en nuestra capital y no entrega soluciones reales a las personas con capacidades diferentes.

Alejandro lleva más de 25 años al servicio de personas con discapacidad. Uno de sus mayores logros fue presentar el primer anteproyecto de ley para la integración de todas las personas con discapacidad, iniciativa que luego se transformaría en la actual Ley 19.284, que los considera como ciudadanos sujetos de derecho en ámbitos como la salud, educación, seguridad social, trabajo, transporte, entre otros. Luego, en el año 2002, creó la Fundación Nacional de Discapacitados (FND).

“La empresa Metro sigue sin tener la conciencia y la empatía con los más de 750 mil discapacitados que se encuentran en la Región Metropolitana”, indicó el ejecutivo. Para él es una vergüenza además, tener que explicarle a los turistas que visitan Santiago, que lamentablemente no contamos con un sistema de transporte que los incluya y los obliga a contratar transportes privados para poder desplazarse. Para el profesional nuestro sistema es inaccesible, subdesarrollado, cavernario en comparación a otros sistemas de transportes implementados en otros países.

“Metro posee más de 30 estaciones en lalíneas 1 y 2 imposibles de abordar. Santa Lucía, Moneda, Los Leones, son verdaderas pruebas de superación física para personas con discapacidad”, indicó. El presidente de la FND agrega que estamos frente a una empresa inconsciente e ilegal, porque vulnera la Ley 20.422 y también frente a un Estado cómplice ante la ineficiencia, y no existe, por parte de él, ningún interés en superar las barreras en materia de transporte, no sólo en Santiago, también en regiones.

Para el activista la compañía pretende continuar con la discriminación en complicidad con el gobierno de turno. “Las políticas de Estado en esta materia son muy poco empáticas, con una visión sesgada de lo que representa vivir con una discapacidad en nuestro país”, reveló.

El ejecutivo indicó que sólo en las estaciones nuevas se incorporaron accesos, pero no se hacen cargo de las estaciones antiguas, porque al momento de ser construidas no existía la ley de la discapacidad. “Nosotros como fundación emplazamos a la empresa Metro, para que de una vez por todas se pongan la mano en el corazón y la otra en el bolsillo para realizar la inversión que legalmente le corresponde”.

En cuanto a los otros problemas en el sistema de transporte, Hernández señaló que lamentablemente las medidas no son suficientes. Los buses no cuentan con rampas adecuadas para el uso y la mayoría depende de la ayuda de otras personas. Incluso en muchas de ellas el deterioro es tal que es imposible su funcionamiento. Respecto de taxis y colectivos tampoco existen alternativas y todo depende de la buena voluntad de los choferes. “No podemos pretender que las personas y la sociedad sean conscientes y  empáticas si el Estado y los gobiernos de turno son neófitos en materia de discapacidad. El primero que debe serlo es el Estado, porque debe garantizar un derecho fundamental como es el transporte. Me pregunto ¿el Estado no quiere ver a las personas con discapacidad? ¿No quiere que lleguen a reclamar por sus legítimos derechos?”. Para él las acciones se han realizado sin consultar a los expertos, ni a las organizaciones, “las decisiones son tomadas por políticos tecnócratas, que poco y nada saben de discapacidad”, añadió.

“Nosotros como fundación siempre hemos estado dispuestos a participar de las reuniones y conversaciones para avanzar en la materia, pero la mayoría de las veces no nos llaman, y si lo hacen son para cosas que no tienen peso o escasa repercusión”, sostuvo Hernández.

Finalmente, el profesional llamó a terminar con las medidas efectistas y lograr un acuerdo que permita avanzar en la materia, y poder entregar a las personas con discapacidad un servicio de transporte digno y eficaz.

Transporte público: Aún no hay soluciones para los discapacitados

Comentarios

comentarios